LCL

[Actividad de la semana 1] Objetos de la Infancia

#62

Hola, Soy Colombiana de Bogotá.

1 Like
#63

Hola cómo vas, soy de Bogotá

1 Like
#64

Quetal Luis; si el Meccano era un juguete con el cual podrias pasar horas enteras aramado y desarmando cosas :smile: , saludos desde Ciudad de México

1 Like
#65

Un gusto. Soy de Medellín.

#66

De pequeña solía pasar bastante tiempo con mi abuela y mis mejores recuerdos jugando son en su casa. Allí no tenía juguetes como tales, así que había que tirar de imaginación.
Había un cajón en el mueble del salón lleno de papeles continuos de impresora ochentera, que no sé cómo llegarían allí, pero que mi abuela guardaba para mí como un bien preciado. Ese papel infinito llamaba mucho mi atención. Uno de mis mayores entretenimientos era dibujar planos de casas para los pequeños muñequitos de plástico que solía llevarme a casa de mi abuela.
Muchos años después terminé estudiando Arquitectura, aunque siempre me ha sorprendido recordar aquellos juegos de infancia, porque nunca he sido una de esas personas con una vocación muy clara, y sigo sin tenerla. Eso sí, sigue llamando mucho mi atención el poder de un papel en blanco listo para llenarlo de todo tipo de posibilidades.

#67

Mi objeto de la infancia sin lugar a dudas fueron los LEGO. Era lo que más me gustaba hacer de pequeña. Mientras otros juegos te limitaban los LEGO me daban la capacidad de inventar lo que yo quisiera, era diversión sin límites. Tanto me gustaba que aun lo conservo en mi casa.

¡Let’s PLAY!

2 Likes
#68

Hola!!!
Uno de los juguetes infantiles que más llamaba mi atención fue “Fabuloso Fred”.
Amaba la combinación de botones y colores que tenía además de la infinita posibilidad de juegos, desde la memoría básica hasta crear música con los diferentes tonos que realizaba.

Siempre me llamaron la atención los juguetes electrónicos de éste tipo, quizas sea eso lo que a la larga influyó en dedicarme ahora a dar clases de tecnología.

Saludos a todos!!

2 Likes
#69

Justo iba a poner lo mismo. En mi caso mezclábamos clicks con Pinypón y con Lego y, con todos ellos, recreábamos diferentes mundos. Al final lo más divertido era crear esos mundos, y nos daba pena recogerlos. Si había una maceta servía para hacer una montaña. La bañera era un mar. Muchas veces se quedaban en un patio montados, y llovía y se mojaban. Pero ahí seguían, eran geniales :slight_smile:

1 Like
#70

Trabajo en un preescolar, en el grado de maternal, aún están muy chiquitos y algunos apenas comienzan a poderse expresar. Me costó un poco de trabajo pensar en algún objeto en concreto pero estos juguetes los recordé al leer el capítulo 1 de “Lifelong Kindergarten” en la parte que menciona el proceso de aprendizaje que pueden tener unos niños al construir un castillo con LEGOS. Recordando la manera en que jugaba yo y observando a los niños sobre todo en juegos libres te das cuenta que no sólo están jugando sino que ponen en practica cosas que han ido adquiriendo, aprenden a convivir con los demás y aunque no hablen mucho sus mismas acciones y respuestas hacia lo que están haciendo y a sus compañeros te dan una gran idea de lo que saben, lo que intentan, lo que pasa por su mente, sus areas de oportunidad, etc. Y lo que se me hace más increíble es que cuando algo no les resulta, la mayoría de las veces, ríen y lo vuelven a intentar. Esto motiva a los otros niños que se frustran pronto y llegan a obtener grandes cosas al trabajar en conjunto.

2 Likes
#71

Las maestras lo usaban para demostrar cálculos matemáticos como el sumar, restar y fracciones. Yo recuerdo que cuando lo utilizaban yo prestaba atención y recordaba mejor la lección. Me llamaba mucho la atención que las cuentas eran de colores y se podían mover mientras se hacía el problema matemático o para mostrar el resultado. En el momento en que las clases de matemáticas se volvieron abstractas (según mi percepción) comencé a detestar la materia. Uso la palabra abstracta porque la mayoría de los maestros explicaban los conceptos y nos asignaban problemas para resolver. Como los cálculos eran mentales yo me perdía con facilidad. A veces hacía dibujos en un papel para poder entender y resolver el problema. Con los años he comprendido que esto se debía a mi forma de aprender y tipo de inteligencia. El abaco es un instrumento concreto que se puede manipular. Al mover las cuentas en representación de un problema matemático mi mente lo procesaba mejor. La acción de mover las cuentas combinada con las palabras (en este caso números y cálculos) me ayudaban a memorizar el proceso. Ya de adulta y convertida en maestra de español utilizo estrategias para enseñar que combinan el movimiento, gestos y acciones a la par con las palabras y frases. Como maestra lo disfruto y los estudiantes tienden a recordar mejor lo aprendido. No es tanto que el abaco cambió mi vida pero al comprender mi estilo de aprendizaje comprendo el por qué me gustaba tanto.

1 Like
#72

Es maravilloso coincidir con varios, pero definitivamente este es mi objeto favorito también, yo tenía mi propio castillo EXIN y justo lo que más me gusto es haberlo armado con mi papá, fue un lazo que no olvido y que después nos sirvió para seguir armando los juguetes de los otros niños en mi familia.
Soy hija única y el construir cosas con él me hacía sentir acompañada. La emoción de hacer embonar las piezas del castillo me parece que es algo que todavía me emociona.

Después deje de lado el tema de la construcción y la creación, por eso estoy en este curso y busco que las escuelas promueven este tipo de pensamiento creativo. Soy de las que perdieron la “creatividad” en el transcurso de una escuela basada en la transmisión y tenemos que cambiar eso.

Les comparto una foto con mi papá.

1 Like
#73

Esa foto es oro puro!

2 Likes
#74

Hola me ha sido dificil encontrar un objeto, quizás el que viene a mi mente es la bicicleta. Antes de aprender me preguntaba cómo una persona podía mantener la vertical y no caerse, mi primer rodada fue una experiencia muy feliz.

Saludos
AC

1 Like
#75

Sin dudarlo el objeto de mi infancia fue el cuento. Los libros llenos de historias que me encantaban y encantan, de multitud de géneros.
Cuando era pequeña los que más me gustaban y divertían eran los despegables ya que era algo muy novedoso para mi.

1 Like
#76

Remontarle a mi infancia fue algo muy interesante. El objeto más recurrente que recuerdo era la casita de muñecas. En mi época no había tantos juguetes como ahora, ni se acostumbraba en mi casa muchos regalos. Así que mis casitas de muñecas yo las construía. Recuerdo que hacia una con sillitas de madera en el pasillo de la casa de mi abuela materna. Y también otra que adapte arriba de un ropero infantil. La que mas me duró fue una que hice en un mueble de sala, tipo librero que tenia dos puertas y un entrepaño. Ahí adapte con cajas y juguetes que iba consiguiendo mi casa de mis Barbies. También recuerdo haber hecho casitas de cartón con muñecos de plastilina. Y hice los planos adaptados a muñecas Barbie a partir de una revista de manualidades de última moda. Creo que quería ser arquitecto…

1 Like
#77

hola a todos!

No ha sido fácil, pero ya tengo mi objeto de infancia (más allá de los juguetes de montaje, estilo LEGO, o de las maquinitas de videojuegos, estilo comecocos, como la que tenía mi tío en su casa cuando era bien pequeño).

El Cinexin.

La de horas y horas que nos habremos pasado en casa, com hermanos, primos o amigos, dándole vueltas y vueltas a la manivela para poder visualizar las películas.

Ahí os dejo una imagen para el recuerdo:

4 Likes
#78

¡Buenas tardes!
El objeto de mi infancia que influyo e interesó en mi vida es una casa de muñecas con cajas de cartón construida con mi papá. Lo fantástico de la casa de muñecas es que le techo de la casa se convertía en patio y cochera, estaba plegado de una forma que podías guardarlo y trasformarlo ( mi madre no podìa decir:“guarda esos juguetes”, todo quedaba dentro). El momento de forrar cada pared de las habitaciones con papel tapiz fue único, construir las puertas, ventanas, sillones. camas; todo lo construimos durante varias semanas. Lo mas curioso fue poder encontrar muñecas para la casa, en aquellos años la barbie era lo más pequeño y mi casa de muñecas era aún más pequeña. Lo increíble fue que mi abuela preparó unas muecas de trapo. Eran 3 (mamá, papa e hija)
Con el transcurso del uso y el tiempo mi casa fue desgatándose. Recuerdo que le día que tuve que despedirme de ella, me prometí a misma hacer una con mis hijos.

Es por esta casa de muñecas que despertó en mi esa pasión por crear y construir, por estructurar un diseño, ver la funcionalidad de los espacios y no tener límites para transformar.

Soy mujer y busco combinar los colores y vestuarios.
Soy madre y con mi hija puedo mostrarle que una caja de cartón puede convertirse en un tesoro y uno mismo puede diseñar su propio mundo.
Soy actriz, y con mi cuerpo como instrumento puedo transportarme a espacios, desarrollar diferentes personajes y roles.
Soy maestra de artes escénicas, con mis alumnos creamos diversos espacios y momentos, construimos y transformamos.
Soy ama de casa y no puedo ver mi casa de una sola manera , muevo los mueves y trasformamos paredes y decoraciones.

Rossana

1 Like
#79

¿Unas carreritas? :smiley:

1 Like
#80

Ese mismo lo tenía yo de peque.

1 Like
#81

este era mi juguete!!! el Tente! <3

1 Like